En busca de una vacuna contra cada cáncer

Dos estudios iniciales en humanos arrojan esperanzadores resultados en la creación de fármacos para personas específicas

La posibilidad de ayudar al propio sistema inmune a combatir el cáncer se ha convertido en un enfoque prometedor en los últimos años. Para algunos tipos de cáncer de muy mal pronóstico, como el melanoma con metástasis, se ha pasado de esperanzas de vida de menos de seis meses a superar los cinco años. Sin embargo, es difícil identificar qué pacientes se van a beneficiar de estas terapias y en qué grado. Los tratamientos no tienen la simplicidad de algunas terapias dirigidas en las que un fármaco bloquea el efecto de una proteína que produce el cáncer encajándose a ella como si fuesen dos piezas de un puzzle. La inmunidad es algo muy personal.

Una de las estrategias para mejorar los efectos de estos tratamientos y hacer sus efectos más previsibles son las vacunas. Estas vacunas son similares a las que se emplean para prevenir el ataque de virus. Como sucede con la gripe o la hepatitis, se diseña un fármaco con un antígeno tumoral, una sustancia que se encuentra en la superficie de la célula cancerosa y la hace distinguible de las normales. Igual que sucede con los virus, gracias a esas sustancias, el sistema inmune queda capacitado para combatir a unas células que antes no era capaz de eliminar.

https://elpais.com/elpais/2017/07/05/ciencia/1499269559_447858.html